9 habilidades imprescindibles para dirigir un restaurante
habilidades director restaurante

9 habilidades imprescindibles para dirigir un restaurante

Un negocio hostelero necesita un buen líder. Necesita una persona que dirija al equipo de forma eficaz para que los procesos funcionen, el engranaje no se atasque y la máquina no deje de trabajar. Para que ese líder sea un buen cabeza de grupo, necesita acumular una serie de características que lo erijan como el director ideal de un restaurante. A continuación, hemos recopilado las habilidades que creemos son las imprescindibles para dirigir un negocio hostelero.

  • Autónomo: el buen líder es una persona que no necesita un recuerdo constante de sus tareas. Sabe desarrollar su trabajo sin esperar directrices. Sabe qué es lo que debe hacer y cuándo y, además, le aporta valor añadido a sus acciones.

  • Resolutivo: A la hora de solucionar problemas, debe ser proactivo y eficaz. Debe tomarse los contratiempos como oportunidades para mejorar y no permitir que la situación le supere. Es necesario que el jefe de un negocio de hostelería no solo tenga capacidad para gestionar los problemas, sino también una visión que le permita entender qué es lo urgente y qué lo importante. A los problemas le siguen soluciones, no más problemas.

  • Capacidad analítica: Esta habilidad es sumamente necesaria porque un buen director debe saber anticiparse a las situaciones. Tiene que observar y analizar los gestos, los comportamientos y las situaciones para poder adaptarse a la coyuntura. Esta es la única forma de que el servicio diario funcione de forma dinámica y no se atasque el engranaje.

  • Liderazgo: Quien ostente este puesto de trabajo debe mostrar dotes de mando y saber guiar a las personas que trabajan bajo su responsabilidad. Debe ser una figura que proyecte respeto, solvencia y confianza. Un buen director debe tener seguridad en sus trabajadores y que esto sea recíproco. Es difícil que un camarero, por ejemplo, siga las directrices de alguien en quien no confía. El director debe motivar para la consecución de los objetivos o calmar al equipo cuando sea necesario.

habilidades dirigir restaurante

  • Habilidades comunicativas: Dirigir no significa mandar. Una buena comunicación entre el director del negocio y los trabajadores es fundamental para el negocio. Con trabajadores comprometidos, que escuchan y se siente escuchados, tu equipo se convertirá en una piña y tu negocio lo agradecerá.

  • Empatía: la comprensión es clave en un negocio hostelero. No solo hacia los trabajadores, sino también hacia los clientes. Entender las situaciones que puedan suceder y lo que implican, ayudará a poder desarrollar el trabajo con eficacia. Esta habilidad es un valor añadido de un buen director y le ayudará a que su autoridad sea reconocida por el grupo de trabajadores.

  • Trabajo en equipo: Un líder es parte de un equipo, de hecho, un líder no es nada sin su equipo. Es por eso por lo que un buen director debe saber trabajar en conjunto, escuchar y colaborar para que el servicio salga adelante. Los empleados no trabajan para el director, ambos trabajan para cumplir los objetivos del restaurante.

  • Organización: Dirigir es sinónimo de planificar y saber delegar. El servicio diario envuelve una serie de tareas que el director debe organizar y asignar a los trabajadores para que las lleven a cabo. Además, debe supervisar su desarrollo para que se consigan los objetivos. Sin orden no hay resultado, es muy importante que cada miembro del equipo sepa lo que tiene que hacer.

  • Actualización: Cualquier puesto de trabajo necesita actualización constante. Es muy importante que un buen director este al tanto de las novedades en el sector para que el restaurante no se quede atrás y puedan satisfacer todas las necesidades de los clientes. La hostelería está en continua renovación y tu negocio no puede quedarse estancado, debe avanzar junto con el sector y estar a la vanguardia.

No hay comentarios

Escriba un comentario

Call Now Button